La importancia de la adquisición de un satélite de telecomunicaciones: un breve análisis comparativo entre Colombia y Perú.

17 Dic
La importancia de la adquisición de un satélite de telecomunicaciones: un breve análisis comparativo entre Colombia y Perú.

SUMARIO: 1) Introducción, 2) Cuestiones previas, 3) Aspectos generales, 4) Contexto del problema, 5) Análisis del problema, 6) Conclusiones, 7) Referencias.


1. Introducción

Con el pasar de los años, el desarrollo de la tecnología ha permitido que muchas máquinas, aparatos e instrumentos que considerábamos finalizados o terminados se vayan innovando a tal punto de no poder determinar cuándo será el último modelo o versión de tales productos. Existen diversos ejemplos al respecto, como es el caso del internet y el desarrollo de la velocidad 5G[1], la tecnología móvil y la competencia por producir el celular más completo de todo el mercado[2] y las nuevas alternativas de generación de energía como los paneles solares[3].

Los satélites artificiales no han sido ni son ajenos a este fenómeno. Desde la puesta en órbita del primer satélite artificial, Sputnik I, en 1957, se ha incrementado el interés sobre la investigación especial y, con ello, la necesidad de mejorar los satélites artificiales en beneficio del conocimiento humano. De esa forma, se desarrollaron satélites con distintos objetivos o funciones: de reconocimiento, de navegación, de telecomunicaciones, entre otros.

El presente artículo pretende resaltar las ventajas de que países como Perú o Colombia adquieran satélites de telecomunicaciones frente a los demás tipos existentes. Esta clase de satélites contribuyen al ecosistema de comunicaciones y tecnología a favor de un determinado territorio. Más aún hoy, en tiempos de Covid-19, la conectividad ha resultado una pieza clave dentro de cualquier país, ya que sin ella, muchas actividades económicas y comerciales estarían paralizadas. No obstante, últimamente se ha originado un debate por si un país debe adquirir un satélite de telecomunicaciones en vez de otros tipos como uno de observación. Los expertos opinan que se debería priorizar la adquisición de un satélite de telecomunicaciones, pues además de brindar un servicio de calidad a los ciudadanos, también puede llevar las comunicaciones a zonas intangibles, lo cual contribuiría al desarrollo económico y social del mismo. Sin embargo, poco o nada se han tomado dichas consideraciones en los países de Perú y Colombia, pues, en el caso de Perú, el gobierno ha optado por adquirir un satélite de observación; mientras que en Colombia no se posee satélite de tipo alguno, aunque se pretende adquirir un satélite de observación.

En dichos países, la discusión es interminable y de cuestionamientos constantes, por lo que se originan ciertas preguntas pendientes de responder, como ¿Cuál es la lógica para que hayan optado por adquirir satélites de observación? ¿No es necesaria la implementación de un satélite de telecomunicaciones para ambos países? ¿Se conocen los beneficios de colocar un satélite de telecomunicaciones en órbita? Estas y más preguntas se tratarán de responder a continuación.

.

2. Cuestiones previas

Antes de analizar la importancia de la implementación de un satélite de telecomunicaciones dentro de los países en cuestión, es importante destacar ciertos conceptos y figuras jurídicas para una adecuada comprensión del presente texto.

.

3. Aspectos generales

En primer lugar, un satélite es entendido como un objeto que gira alrededor de otro. Un ejemplo claro de ello es la luna, considerada como el único satélite natural de la Tierra. No obstante, gracias a la tecnología y al ingenio humano, se han podido fabricar satélites artificiales. Se consideran como tales aquellos fabricados por el hombre que son lanzados al espacio con el fin de que giren alrededor de la Tierra, o en otros casos, alrededor de otros cuerpos celestes.

Los satélites artificiales tienen una composición sumamente compleja, pues cuentan con estructuras metálicas que les permiten girar alrededor de la Tierra, antenas que reciben y transmiten información, paneles solares, pequeñas antenas de telemetría y telecontrol para controlar su movimiento en la Tierra y una caja central de carga que permite su funcionamiento[4]. Asimismo, se ha señalado que “[…] cuando el satélite está en órbita apenas necesita elementos de sostén. Su estructura principal tiene dos misiones: al principio, resistir durante unos minutos la aceleración del cohete portador hasta el momento de la entrada en órbita; una vez en el espacio, mantener unidos los diferentes módulos del satélite y ofrecer una estructura rígida sobre la que puedan actuar esporádicamente los motorcitos de maniobra o de control de posición[5]”.

En segundo lugar, la órbita es la trayectoria que recorre un cuerpo sometido a la acción gravitatoria ejercida por los astros. De dicha afirmación, se puede extraer que si no existe un cuerpo que trace la trayectoria, la órbita no existe. Por tanto, es necesario que exista un cuerpo u objeto de por medio para que la órbita propiamente exista.

Al respecto, existen distintos tipos de órbitas de satélites[6]; las cuales, conforme al tipo de misión que permiten implementar, se pueden resumir de la siguiente manera:

⮚  Órbita de los satélites geoestacionarios (u órbita geosincrónica). Se encuentra a 35.000 km de la Tierra, aproximadamente. El científico británico Arthur C. Clark advirtió que si un cohete alcanzaba una determinada velocidad para salir de la Tierra sin la posibilidad de volver a ingresar, entonces comenzaría a girar alrededor de la misma, es decir, a orbitarla. Gracias a dicha contribución, si se coloca un satélite dentro de esta órbita y sobre la línea ecuatorial de la Tierra, dicho satélite parecerá inmóvil, pues estará girando a la misma velocidad de la Tierra (se demora exactamente 23 horas, 56 minutos y 4 segundos en recorrer la Tierra). Esta órbita es idónea para los satélites de telecomunicaciones. Del mismo modo, es a partir de la presente órbita que se da origen a la definición del Recurso Órbita/Espectro, el cual será detallado más adelante.

⮚  Órbita de baja terrestre (Low Earth Orbit). Se encuentra a menos de 2.000 km de altitud y puede llegar a estar a solamente 160 km sobre la Tierra. Los satélites en esta órbita viajan a aproximadamente 7,8 km por segundo. A esta velocidad, un satélite tarda aproximadamente 90 minutos para dar una vuelta completa a la Tierra.

⮚  Órbita polar.  Su trayectoria recorre ambos polos de la Tierra y su trayectoria forma un ángulo cuasi-recto al cruzar el ecuador. Normalmente tienen altitudes de entre 200 y 1.000 km. Los satélites en órbita polar hacen en cada órbita el barrido de polo a polo de una franja de meridianos del planeta. Debido a la rotación de la Tierra, el satélite habrá barrido toda la superficie de la Tierra al completar un determinado número de órbitas. Por ese motivo, estas órbitas son idóneas para satélites de observación de la Tierra.

Órbita heliosíncrona. Es un tipo particular de órbita polar. La característica distintiva de estas órbitas es que su plano orbital sigue la dirección del Sol (como un girasol). Normalmente se encuentran a una altitud de 600-800 km. Estas órbitas son útiles en situaciones en que se requieren condiciones de iluminación constante del satélite o del elemento observado (telescopios que observan otros satélites o basura espacial, instrumentos ópticos que observan la superficie de la Tierra, satélites meteorológicos, etc).

Órbita media terrestre (Mean Earth Orbit). Son idóneas cuando se sitúan varios satélites en forma de constelación a la misma altura para aplicaciones de comunicaciones o navegación.

Complementando el punto anterior, podemos advertir que existen órbitas circulares o bien elípticas. Dentro de las elípticas, el punto máximo en el que se alejan de la Tierra se llama apogeo, mientras que el punto mínimo se denominará perigeo. Cabe recordar que cuanto más cerca estén de la Tierra girarán con más velocidad.

De lo previsto, la órbita más utilizada por los Estados miembros es la órbita de los satélites geoestacionarios, pues goza del beneficio de orbitar a la misma velocidad de la Tierra, siendo de gran utilidad para los satélites de telecomunicaciones, los cuales hablaremos de ellos en los siguientes párrafos.

En tercer lugar, es preciso explicar sobre las ondas. Las ondas son perturbaciones que transportan energía y se propagan a través del espacio. Su frecuencia está fijada debajo de los 3000 Ghz y se propagan sin una guía artificial. Dentro de las ondas existen las ondas electromagnéticas, las cuales engloban a las radioeléctricas, microondas, infrarroja, entre otras. Es así que las ondas radioeléctricas son las más utilizadas en las radiocomunicaciones por su velocidad de repetición de la onda, ya que se da una vez por cada segundo[7].

En cuarto lugar, es preciso detallar los tipos de satélites artificiales existentes a la fecha, conforme se enuncian a continuación[8]:

Satélite

Descripción

De Telecomunicaciones

Ayudan a transmitir y efectuar las telecomunicaciones.

Meteorológicos

Empleados para evaluar, medir y predecir condiciones climáticas de la Tierra. Es aquí donde se encuentra el satélite de observación, el cual está diseñado para observar la Tierra desde una órbita polar.

De navegación

Se usan para conocer la posición precisa y exacta de algo o de alguien. Son, por ejemplo, los utilizados por el sistema de GPS, Galileo[9] y GLONASS[10].

De reconocimiento

Conocidos como satélites espías y se utilizan en el ámbito militar o en servicios de inteligencia.

Astronómicos

Se fabrican para observar galaxias, planetas, asteroides u otros objetos astronómicos.

Energía Solar

Sirven como fuente de alimentación energética. La energía solar se redirecciona hacia las antenas de los hogares en la Tierra.

Fuente: Elaboración propia

De manera general, se puede apreciar la diferencia entre un satélite de telecomunicaciones versus un satélite de observación, los cuales poseen roles y fines diferentes, y que responden a la necesidad de cada país. 

Finalmente, es preciso mencionar la naturaleza del recurso órbita/espectro. Se trata de un recurso natural constituido por la órbita de los satélites geoestacionarios u otras órbitas de satélites, y el espectro de frecuencias radioeléctricas atribuido o adjudicado a los servicios de radiocomunicaciones por satélite. La administración de las frecuencias radioeléctricas se encuentra a cargo de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (“UIT”).

3.2  Aspectos específicos

3.2.1  Legislación aplicable

Es importante recordar que la normativa del Derecho del espacio ultraterrestre está compuesta por Tratados, Principios y Resoluciones. A continuación, detallaremos los principales cuerpos normativos aplicables a los satélites artificiales:

Norma

Breve descripción

Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes (1967)

También llamado el “Tratado del espacio”. Reconoce el interés común que tienen todos los Estados en la explotación y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, como una zona ‘común’ por todos los países sin importar el grado de desarrollo tecnológico, económico y científico. Asimismo, se renuncia a la apropiación nacional por parte de cualquier Estado y que se acepta la aplicación del derecho internacional en interés del mantenimiento de la paz y la seguridad internacional y del fomento de la cooperación internacional.

 

Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre (1975):

Se contribuye a la causa de preservar la exploración y la explotación del espacio ultraterrestre para fines pacíficos debido a dos funciones esenciales que tiene. Primero que todo, sin un sistema de registro no es posible llevar el control de un vehículo espacial que ha causado daño; y segundo, a través de un sistema informativo y organizado de registro se puede minimizar la probabilidad y la desconfianza de armas de destrucción masiva siendo colocadas furtivamente en la órbita.

Asimismo, se aprobó la Resolución 62/101 del 17 de diciembre de 2007, en la cual se complementan y motivan una serie de nuevos elementos a registrarse debido al desarrollo constante de nuevas tecnologías, y al aumento de números de Estados que realizan actividades espaciales.

Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre (1974)

Detalla las implicancias y diferencias entre el Estado de lanzamiento y el Estado de registro. Asimismo, define el término “objeto espacial” como las partes componentes de un objeto espacial, así como el vehículo propulsor y sus partes.

Convenio sobre la responsabilidad internacional por daños causados por objetos especiales (1972)

Recoge la necesidad de proteger a los terceros y asegurarles el pago rápido de la indemnización –plena y equitativa- que merezcan por los daños que determinada actividad espacial les haga sufrir ciertos daños.

Algunos aspectos relativos a la utilización de la órbita geoestacionaria (Resolución aprobada por la Subcomisión de Asuntos Jurídicos en su 39° periodo de sesiones)

Se concluyó principalmente lo siguiente: (i) las órbitas de satélites y el espectro de frecuencias radioeléctricas son recursos naturales limitados que deben utilizarse en forma racional, eficaz, económica y equitativa y (ii) es necesario facilitar un acceso equitativo al recurso órbita/ espectro.

Principios que han de regir la utilización por los Estados de satélites artificiales de la Tierra para las transmisiones internacionales directas por televisión (1982)

Se determina que las actividades de transmisiones internacionales directas de televisión deberán promover la libre difusión y el intercambio mutuo de información. Asimismo, se establece la responsabilidad de los estados, el deber de consulta, el arreglo pacífico de controversias y los derechos de autor y derechos conexos.

Fuente: Elaboración propia

 

3.2.2  La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT)

Es un organismo especializado de la Organización de las Naciones Unidas que regula los temas relacionados con tecnologías de información y comunicación. Se encarga de asignar frecuencias del espectro radioeléctrico y posiciones orbitales alrededor de la Tierra.

3.2.3  Posiciones dentro de la órbita de los satélites geoestacionarios

El Reglamento de Radiocomunicaciones (en adelante, “Reglamento”) regula todo lo relacionado con el uso y asignación de frecuencias radioeléctricas así como el proceso de coordinación que se tiene que llevar a cabo para acceder a una determinada posición orbital.

A fin de que a un Estado se le adjudique una frecuencia dentro de la órbita de los satélites geoestacionarios, este tendrá que cumplir el procedimiento detallado en el Reglamento. Tal procedimiento es de la siguiente manera:

  • Publicación anticipada. El Estado debe brindar a la Oficina de Radiocomunicaciones una descripción general del sistema para que sea publicada en la Circular Internacional de Información sobre Frecuencias. Entre la información solicitada, se requiere la posición orbital de la que se piensa hacer uso, la frecuencia electromagnética, los aspectos del o los satélites que se utilizarán, la naturaleza del servicio que prestará el satélite, etc. Gracias a esta información se podrá conocer si interfiere con otros satélites operantes o con los satélites que se está buscando llevar a órbita.

Coordinación. Con la publicación anticipada, otros Estados pueden evaluar si este nuevo uso de posición orbital y de frecuencia radioeléctrica generan interferencias en sus satélites que ya están en órbita o que están en planificación de ser lanzados al espacio. Los Estados que se consideren afectados tienen 4 meses para notificar dicha interferencia al Estado solicitante y a la Oficina de Radiocomunicaciones. Es a partir de ahí que se inician con los mecanismos de solución de conflictos (mediante reuniones, llamadas, entre otros), pudiendo tomar años en esta fase. En caso de no llegar a un acuerdo, el Estado solicitante deberá aplazar su notificación de asignación. Pasados seis meses, el Estado solicitante podrá presentar la notificación ante la Oficina de Radiocomunicaciones y ésta evaluará las presuntas interferencias. Si se considera que las interferencias no son de gravedad se procederá a la notificación; de lo contrario, la solicitud de notificación será devuelta.

  • Notificación. La finalidad es informar a la UIT sobre la frecuencia que se utilizará en el sistema de telecomunicaciones.
  • Registro. La Oficina de Radiocomunicaciones evaluará las notificaciones realizadas y se considerarán en el orden en que se presenten. El contenido de la notificación será publicado por la Oficina siempre y cuando toda la información esté completa. En caso cumpla con los requisitos, se inscribirá en el Registro Internacional de Frecuencias (RIF); de lo contrario, se inscribirá de manera informativa hasta que las interferencias sean eliminadas.

Al respecto, el procedimiento previsto en el Reglamento se rige por la lógica “first come, first served”. Sin embargo, esta situación ha generado críticas, ya que existen países en desarrollo sin acceso a una órbita. De esta manera, surgió la Teoría Jurídica Especial que propone lo siguiente respecto al acceso de las posiciones orbitales cuando sea necesaria la coordinación:

  • País que ya accedió – país que no ha accedido: debería tener prelación el país que no ha accedido sin necesidad de proceso de coordinación.
  • País en vía de desarrollo – país desarrollado: preferencia al que está en vía de desarrollo sin necesidad del proceso de coordinación
  • País desarrollado – país no desarrollado: aplica la teoría “first come, first served”.

4. Contexto del problema

Una vez detallado los aspectos generales y específicos aplicables a los satélites artificiales, debemos identificar el problema del porqué no se opta por adquirir un satélite de telecomunicaciones dentro del territorio nacional de Colombia y Perú.

Antes de detallar los distintos posibles beneficios o costos de la implementación de un satélite de telecomunicaciones, debemos contextualizar en cómo se encuentran los países Colombia y Perú respecto a la adaptación de las nuevas tecnologías y la conectividad al día de hoy.

Respecto a Colombia, la ministra del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (MinTIC) afirmó[11] que el 2020 sería “el año de la conectividad”, pues se estaría poniendo en marcha proyectos relacionados a las telecomunicaciones como las asignaciones de espectro en las bandas de 700 (clave para la conectividad en zonas rurales), 1900, y 2500 megahercios (MHz). Asimismo, el 7 de marzo del presente año, el MinTIC ha iniciado un nuevo proyecto denominado “Programa de Última Milla” que permite otorgar internet fijo a los departamentos de Chocó, La Guajira, Tolima, Cauca, Sucre, Nariño, Casanare, Huila, entre otros[12].

Asimismo, el MinTIC ha publicado los distintos proyectos relacionados a la conectividad del país y sus estadísticas[13]. Sobre ello, si bien el gobierno se está esforzando en disminuir la brecha de desigualdad de la conectividad mediante la implementación de distintos proyectos[14], dicha conectividad está llegando a su objetivo, pero de manera lenta y poco eficiente. Un ejemplo de ello es el proyecto “Conectividad de Alta Velocidad” [15], el cual tiene como objetivo de conectar 28 cabeceras municipales y 19 corregimientos departamentales a través del despliegue de redes de alta velocidad, satelitales y/o terrestres, beneficiando aproximadamente 441.000 personas ubicadas en la selva colombiana. De acuerdo a las estadísticas, al 2019, se ha invertido un monto ascendente a más de USD 400,000,000,000 (Cuatrocientos Millones con 00/100 Centavos de Dólares Americanos), considerando que el proyecto inició el año 2013. Han pasado casi 8 años para que, a la fecha, solo 36 municipios de los 47 puedan ser beneficiados con una conectividad de alta velocidad.

De otro lado, en Perú, la conectividad no era un asunto prioritario en el Estado hasta hace unos años. Recientemente se publicó el Decreto de Urgencia No. 006-2020, denominado “Decreto de Urgencia que crea el Sistema Nacional de Transformación Digital”, en el cual se considera a la conectividad digital como elemento habilitante para que se produzca dicha transformación en el país. Asimismo, mediante Decreto Supremo No. 237-2019-EF, se publicó el Plan Nacional de Competitividad y Productividad, el cual establece que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones es el ente encargado de realizar los proyectos destinados al cierre de las brechas de acceso y de infraestructura de telecomunicaciones. De esta manera, el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel), organismo especializado que regula y supervisa el mercado de los servicios públicos de telecomunicaciones, envió un documento a la UIT denominado “Acelerar la conectividad digital para todos” en razón al Simposio Mundial para Organismos Reguladores (GRS-19)[16], en el cual sostiene que la conectividad digital debe ser evaluado de forma integrada con distintos sectores. En el 2017, Google sostuvo que Perú podría llegar a 85% en términos de conectividad digital para el año 2020[17].  No obstante, las expectativas previstas por Google están bastante lejos de la realidad. De acuerdo con el último informe técnico[18] sobre las Tecnologías de Información y Comunicación en los hogares peruanos, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), solo un 33.7% contaba con una computadora y un 39.3% con acceso a internet durante el tercer trimestre de 2019. Asimismo, en el área rural, solo 5.9 % contaban con computadora y 4.8 % tenían acceso a internet. Siguiendo esa línea, solo en seis departamentos del país (Ucayali, Tumbes, Tacna, Pasco, Moquegua y Madre de Dios) las municipalidades se encontraban totalmente conectadas, mientras que en otras más del 20% de sus municipalidades no tenían acceso a internet. Ello da lugar a que dichas entidades públicas se vuelvan vulnerables a no poder mantener una comunicación fija con el resto de las municipalidades y, por tanto, a seguir manteniendo a sus habitantes en el abandono[19]. El panorama no es nada beneficioso para el país, por lo que se puede apreciar la brecha de la conectividad en la siguiente imagen:

Fuente: ComexPerú.

Una vez revisada las cifras de la conectividad en ambos países, se puede evidenciar la falta de aparatos tecnológicos e iniciativas que puedan aportar y cambiar la situación de la brecha de conectividad, por lo que la transformación de este panorama es necesario.

Ahora bien, identificada la necesidad de ambos países, es preciso mencionar las diferentes posturas respecto a los beneficios[20] que trae un satélite de telecomunicaciones dentro de un país, así como sus desventajas[21][22]. Ellas las podemos agrupar en el siguiente cuadro:

Beneficios

Desventajas

No existen problemas de distancia. En general, el costo de enviar un mensaje vía satélite para una comunicación entre dos sitios ubicados a 2.000 kilómetros de distancia es el mismo que para dos sitios ubicados a tan solo 10 kilómetros entre sí.

Mantenimiento del sistema: requieren artificios espaciales de gran precisión para ponerlos y mantenerlos en órbita. También requieren motores de propulsión a bordo para mantenerlos en su órbita respectiva.

Los satélites tienen capacidad de manejar cualquier ancho de banda entre dos o más puntos, ubicados en casi cualquier parte del planeta, a diferencia de los sistemas terrestres, que normalmente disponen de anchos de banda importantes entre las principales ciudades, pero no llegan a todas partes.

Diseño del sistema: puesto que el número de satélites que se requiere para una cobertura global es mayor, este hecho complica el sistema de instalación de los satélites.

El satélite puede operar técnicamente sobre cualquier estación terrena ubicada dentro de su línea de vista, sin embargo, la UIT limita dicho encubrimiento.

Costo: asciende desde los 70 a 350 millones de dólares.

La transmisión vía satélite sobrepasa las barreras naturales tales como montañas, edificios, ciudades, desiertos, océanos, entre otros.

                                     

                               

La disponibilidad del satélite es mayor al 99.6 del tiempo (en teoría, del total de 8.760 horas que tiene el año, se pueden presentar fallas solamente en un total de 350 horas, es decir, menos de 15 días al año), y la confiabilidad (Ber o Bit Error Rate) es mejor que 1 x 10-7 (una posibilidad de error cada 100.000.000 de bytes).

                             

 

 

                              

Permite extender la red a los sitios más lejanos de un territorio, especialmente en las zonas no contactadas y fronterizas, con una calidad tan igual como la que existe en las metrópolis (ciudades).

 

 

                              

Fuente: Elaboración propia.

Como se comentó anteriormente, los gobiernos peruano y colombiano han optado (o están tomando en cuenta, en caso de Colombia) por la adquisición de un satélite de observación y no uno de telecomunicaciones. Dicha decisión se ha tomado incluso a pesar de la brecha de desigualdad en la conectividad demostrada en sus distintos proyectos vigentes. Sin embargo, corresponde detallar los beneficios de este tipo de satélites[23][24], así como sus desventajas:

Beneficios

Desventajas

Herramienta útil para la investigación y conocimiento general.

Instalación, mantenimiento y diseño del sistema: se requieren artificios espaciales de gran precisión para ponerlos y mantenerlos en órbita. También requieren motores de propulsión a bordo para mantenerlos en su órbita respectiva.

Es una pieza clave para hacer frente al cambio climático y, por tanto, implementar estrategias al respecto.

Costo: asciende desde los a 350 millones de dólares.

Permite proporcionar datos de zonas intangibles.

                             

Fuente: Elaboración propia.

Haciendo una comparación de ambos satélites, si bien un satélite de observación, en términos generales, trae ciertos beneficios a un país (como es la ampliación del conocimiento y curiosidad por la investigación), ello no satisface la actual necesidad de los países de Colombia y Perú de reducir su brecha de desigualdad de conectividad, lo cual es un asunto de importancia nacional como se ha desarrollado en párrafos anteriores.

Aclarando el párrafo precedente, no queremos deslegitimar el valioso aporte otorgado mediante la utilización de satélites de observación; sin embargo, no es un tema sumamente prioritario como la conectividad de un país, el cual permite informar a los ciudadanos y otorgarles una mejor calidad de vida. Asimismo, y como se demuestra en los cuadros comparativos, el costo de ambos satélites es bastante similar, lo cual da origen a la pregunta: ¿por qué no invertir en un bien que mejorará las condiciones de vida de los habitantes?

.

5. Análisis del problema

Habiendo definido los beneficios y desventajas de ambos satélites de manera general y objetiva (además de identificar el problema que aqueja a los países en cuestión), llegó el punto de preguntarse el motivo por el cual los países han tomado (y están pensando) en adquirir un satélite de observación.  A continuación, trataremos de responder a dichas disyuntivas.

4.1 Colombia

En Colombia, la discusión sobre la implementación o no de un satélite de telecomunicaciones no es un tema nuevo ni novedoso. En el pasado, han existido tres oportunidades en las que se ha tenido proyectos para contar con un satélite propio. El primero fue en el año de 1977, el segundo en el 2009 y el último en el 2016. Ellos son detallados de la siguiente manera[25]:

Proyecto

Breve descripción

SatCol-1 (1977)

En razón a la Declaración de Bogotá de 1976, se solicitó al Ministerio de las Telecomunicaciones que desarrollara un proyecto satelital para poder tener un satélite geoestacionario y, por ende, ejercer soberanía sobre la órbita. El satélite se denominó SatCol-1, en donde el costo estimado ascendía a 120 millones de dólares. El proyecto satelital consistía en el lanzamiento de dos satélites, uno principal y otro de reserva, este último con el fin que, en caso de falla o terminación de la vida útil del satélite principal, el de reserva entraba a operar para no interrumpir el servicio.

Como parte de los argumentos que apoyaban la adquisición del satélite, se señalaba que permitiría cursa el tráfico entre las ciudades de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga y Pereira que evacúa el 60% del volumen total, descongestionando la red de microondas, balanceando definitivamente la red de larga distancia, además de permitirle la ampliación de la red de televisión télex. No obstante, el panorama político no permitió que se el proyecto se pueda concretar.

SatCol (2009-2011)

Se mantenía la tesis de que era más económico tener un satélite propio que alquilar una parte de un satélite a otro operador. Asimismo, el principal problema era que Colombia no tenía una posición orbital asignada y registra, ya que por falta de uso la perdió. Fue también por esos tiempos que apareció la figura de “satélite compartido”, en donde el satélite, en realidad, iba a pertenecer al país oferente, ya que la estación de control estaría ubicada en territorio extranjero, sin olvidar, que el registro y asignación de la posición orbital también pertenecía al país extranjero.

A Colombia se le ofreció esta opción, pero debía asumir el costo del satélite y su lanzamiento (tomando en cuenta que ni siquiera tendría el control del mismo). Por tanto, el proyecto nuevamente fracasó.

Alianza público-privada (2016)

La alianza fue propuesta por la multinacional francesa Eutelsat (con 39 satélites en ese entonces) y consistía en darle acceso exclusivo a 18 transpondedores o canales de comunicación, durante 15 años al gobierno colombiano, como también se planeó la construcción de un centro de control satelital por un valor de US$10 millones ubicado en la sabana de Bogotá[26]. La información que no fue expuesta deliberadamente fue que Colombia debía entregarle dos posiciones orbitales de manera permanente. Dicho proyecto fracasó por sufrir daños conceptuales respecto a la Ley 1508 de 2012, ya que no evidenciaba ser una figura de una alianza pública-privada.

Fuente: Elaboración propia.

Sin embargo, el debate está lejos de culminar. En la actualidad, el estado colombiano está considerando adquirir un satélite[27], pero de observación a fin de poder observar los cambios climáticos dentro del territorio nacional. Dicho proyecto ha levantado distintas críticas, pues al ser una inversión sumamente grande y un “juguete caro”, es más beneficioso que dicha inversión sea dirigida a un satélite de telecomunicaciones que conecte a la ciudadanía.

El ex viceministro del MinTIC, Germán Vargas Lleras, emitió su opinión señalando que Colombia pagaría un aproximado de 350 millones de dólares por un satélite que ni siquiera tendrá la capacidad de proveer servicios[28]. Asimismo, agrega que el estado colombiano paga poco menos de 2 millones de dólares por la obtención de las imágenes capturadas por otro satélite de observación, por lo que se cuestiona el motivo de por qué adquirir uno propio si, haciendo el análisis costo-beneficio y si se desea tener acceso a las imágenes de un satélite, es mejor seguir pagando el referido monto. Sobre el particular, el experto de derecho espacial, Alfredo Rey Córdoba[29], sostuvo que Colombia no necesita un satélite de observación, sino uno de telecomunicaciones[30].

Sin embargo, otros expertos, como el presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, opinan que Colombia no debería adquirir un satélite de comunicaciones, pues esos recursos se podrían invertir para generar mayores servicios adquiriendo capacidad en satélites ya existentes. El mencionado presidente sostiene que los países de América Latina no tienen en su ADN el gestionar este tipo de inversiones y, por tanto, se debe redirigir dicho monto a otro tipo de servicios[31].

En la actualidad, Colombia cuenta con tres posiciones orbitales asignadas en la órbita de los satélites geoestacionarios[32], siendo estos los siguientes:

  • Posición en 70.9° Oeste: para servicio fijo por satélite con 300 MHz en banda C y 500 MHz en banda Ku. Siendo el más importante para el aprovechamiento en el ecosistema de las comunicaciones.
  • Posición 103.2° Oeste: en las bandas Ku y Ka.
  • Posición 115.2° Oeste: para radiofusión por satélite con 500 MHz en banda Ku, compartida con el pacto Andino.

Al respecto, consideramos que Colombia se encuentra más que encaminada para que pueda adquirir un satélite de telecomunicaciones. A pesar de contar con un espacio beneficioso que pueda conectar de manera inmediata distintas localidades, este aún se sigue desperdiciando. Además de ello, la falta de adquisición de un satélite de telecomunicaciones por parte de un país del tercer mundo, como Colombia, no se justifica en la falta de capacidad de manejar este tipo de inversiones; por lo que a nuestro parecer, dicha afirmación es una falacia. Colombia no puede continuar con su transformación digital sin adquirir los productos tecnológicos necesarios para que ello se concrete. Por tanto, amerita de carácter de urgencia la implementación de un satélite de telecomunicaciones que contribuya al ecosistema digital existente.

4.2 Perú

Respecto a Perú, el panorama es ligeramente distinto. A la fecha, existen cinco satélites peruanos que están en el espacio: tres de ellos pertenecen a universidades privadas, uno a una universidad pública y otra al Estado peruano.[33] Estos son los siguientes:

Satélite

Breve descripción

PUCP SAT-1 (2013)

Es el primer satélite peruano (nanosatélite) que fue lanzado el 21 de noviembre de 2013 desde el cosmódromo de Jasny (Rusia) en una lanzadera italiana. El proyecto de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) fue monitoreado por el Dr. Jorge Heraud, director del Instituto de Radioastronomía (INRAS). El peso del satélite es de 1,280 gramos. Registra temperaturas a través de sus 19 sensores y calcula el tiempo que tarda en orbitar la Tierra, desde la base de control en el INRAS. Su costo pasa los 100 mil dólares. Tiene fines académicos.

Pocket PUCP (2013)

Quince días después de haber sido lanzado el PUCP SAT-1, se ejecutó el lanzamiento del Pocket PUCP que se encontraba al interior del primer satélite. El segundo satélite peruano pesa 97 gramos y es el más liviano de todos en el país. Este satélite calcula la distancia y tiempo de su recorrido alrededor de la tierra. Tiene fines académicos.

Chasqui 1 (2014)

El satélite fue creado por estudiantes y egresados de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Este artefacto registra imágenes de la Tierra a una altitud aproximada de 360 kilómetros. Es un cubo de 10 centímetros de arista y un peso aproximado de un kilogramo. Su costo asciende a 631 mil dólares. 

UPSAT 1 (2014)

Es el satélite realizado por alumnos y profesores de la Universidad Alas Peruanas (UAP), el cual fue lanzado el 9 de enero de 2014. La misión de este artefacto es recolectar información sobre el clima en el espacio. De acuerdo a la universidad, se invirtió aproximadamente 1,6 millones de dólares en la compra de materiales, realización del trabajo científico y el lanzamiento. 

PeruSat – 1 (2016)

Es un satélite de observación terrestre que opera la Agencia Espacial del Perú – Conida[34], entidad que pertenece al Ministerio de Defensa. Lo fabricó la empresa Airbus Defence and Space y tiene una vida útil de 10 años. Gracias a este satélite, todas las entidades públicas tienen acceso al servicio de imágenes satelitales totalmente gratis. El motivo de su adquisición fue para obtener información sobre casi todas las actividades productivas y comerciales que se desarrollan en el país en los sectores agricultura, educación, energía y minas, transportes, comunicaciones, incluyendo seguridad ciudadana, cambios climáticos, entre otros beneficios científicos y tecnológicos[35]. A la fecha, ha recopilado más de 91,000 imágenes[36].

Fuente: Elaboración propia.

Conforme se puede verificar, los satélites peruanos enviados al espacio, en su mayoría, son de carácter meteorológico y de supervisión/vigilancia. Sin embargo, y a comparación de Colombia, el tema de adquirir un satélite de telecomunicaciones no ha sido objeto de discusión reciente por parte de ningún experto, congresista ni funcionario público.

Sin embargo, el 31 de enero de 2017, se presentó un Proyecto de Ley[37] que proponía declarar de necesidad pública y preferente interés nacional la formulación de un Plan Nacional de Desarrollo Satelital, para cerrar brechas de comunicaciones en el Perú. No obstante, desde el 3 de febrero de 2017 está estancado y abandonado en la comisión de Transportes y Comunicaciones para una presunta evaluación.

A pesar de la intención de poder implementar un plan de desarrollo digital, no se han generado resultados a la fecha. Dicha situación se puede atribuir a la falta de conocimiento y expertiz en la materia, pues, como se mencionó en el acápite anterior, Perú ha iniciado con su transformación digital hace muy poco, lo cual hace que la discusión sobre la colocación de un satélite en la órbita de los satélites geoestacionarios a favor de las comunicaciones resulte un tanto lejana e incierta.

De la misma manera que Colombia, Perú cuenta con una posición orbital 89.9 W[38] en la órbita de los satélites geoestacionarios que no está siendo aprovechada. Sin lugar a dudas, ello nos lleva a pensar del motivo por el cual se ha mandado tantos satélites de carácter meteorológico, mas no de telecomunicaciones.

.

6. Conclusiones

Comenzamos el presente texto señalando que “si de verdad estamos solos, entonces sería un total desperdicio de espacio”. No tenemos la certeza del primer supuesto, pero de lo que sí estamos seguros es que existe un lugar en la órbita de los satélites geoestacionarios que no está siendo aprovechado eficientemente por ninguno de los países mencionados. En términos de impacto social, la instalación de un satélite de telecomunicaciones permite disminuir la brecha de la desigualdad, genera conectividad y permite garantizar los derechos fundamentales como son la información y la tecnología para todos. Sin embargo, ambos países no han podido identificar correctamente los beneficios que acarrea la implementación de un satélite de telecomunicaciones, a pesar de que un satélite de observación tenga un costo similar. ¿La diferencia? Uno ataca un problema más urgente que otro. Por ello, necesitamos que nuestro país invierta eficientemente en un bien que beneficie a la sociedad y al ecosistema digital, ya que solo así se podrá “descubrir” que la conectividad resulta más urgente que recibir imágenes del exterior.

.

7. Referencias

[1] Gemalto. Presentando la tecnología y redes 5G (definición, características, 5G vs 4G y casos de uso). Recuperado: https://www.gemalto.com/latam/telecom/inspiracion/5g [Consultado el 8 de marzo de 2020]

[2] La Vanguardia. (13 de setiembre de 2018). La dura batalla del móvil. Recuperado: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20180913/451783351301/moviles-competencia-android-samsung-huawei-iphone.html [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[3] AutoSolar Blog. (19 de abril de 2015). ¿Qué es un panel solar?. Recuperado:  https://autosolar.es/blog/aspectos-tecnicos/que-es-un-panel-solar. [Consultado el 8 de marzo de 2020]

[4] Peña, Sylvana. Acceso a la Órbita de los Satélites Geoestacionarios: Propuesta para un Régimen Jurídico Especial. Universidad de Los Andes.

[5] Biblioteca Salvat de Grandes Temas. (1973). Los satélites artificiales. Barcelona: Biblioteca Salvat. 

[6] Martínez Fadrique, Francisco. Hay distintos tipos de órbitas. Gmv Blog. Recuperado: https://www.gmv.com/blog_gmv/language/es/hay-distintos-tipos-de-orbitas/.

[7] Peña, Sylvana. Acceso a la Órbita de los Satélites Geoestacionarios: Propuesta para un Régimen Jurídico Especial. Universidad de Los Andes.

[8] Características. Satélites Artificiales. Recuperado https://www.caracteristicas.co/satelites-artificiales/-. [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[9] Se trata de una iniciativa de la Unión Europea y la Agencia Espacial Europea que acordaron desarrollar un sistema de radionavegación por satélite de última generación y de alcance mundial propio, que brindara un servicio de ubicación en el espacio preciso y garantizado, bajo control civil, 100 veces más preciso que los actuales sistemas. Recuperado: http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=URISERV%3Al24205 [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[10] Es el Sistema Mundial de Navegación por Satélites. Proporciona determinaciones tridimensionales de posición y velocidad basadas en las mediciones del tiempo de tránsito y de desviación Doppler de las señales de radio frecuencia (RF) transmitidas por los satélites GLONASS. El sistema es operado por el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa y ha sido utilizado como reserva por algunos receptores comerciales de GPS. Recuperado: https://web.archive.org/web/20061012161914/http://www.glonass-ianc.rsa.ru/ [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[11] MinTIC. (6 de junio de 2019). “2020 será el año de conectividad en Colombia”: Ministra de las TIC. Recuperado: https://www.mintic.gov.co/portal/inicio/Sala-de-Prensa/Noticias/101057:2020-sera-el-ano-de-la-conectividad-en-Colombia-Ministra-de-las-TIC. Consultado el 9 de marzo de 2020.

[12] La Prensa. (7 de marzo de 2020). “El 2020 es el año de la conectividad en Colombia”. Recuperado: https://laprensa7dias.com/noticia/el-2020-es-el-ano-de-la-conectividad-en-colombia/ [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[13] MinTIC. Estadísticas. Recuperado: https://colombiatic.mintic.gov.co/679/w3-propertyvalue-36342.html [Consultado el 20 de abril de 2020]

[14] MinTIC. (29 de abril de 2019). “MinTIC estructura nuevos proyectos de conectividad social rural que beneficiarán hasta 10.000 sedes educativas y comunidades en el campo colombiano”. Enlace: https://mintic.gov.co/portal/604/w3-article-100410.html?_noredirect=1 [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[15] MinTIC. Conectividad de Alta Velocidad – Estadísticas. Recuperado: https://colombiatic.mintic.gov.co/679/w3-propertyvalue-36409.html [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[16] Osiptel. Acelerar la conectividad digital para todos. 2019. Recuperado: https://www.itu.int/en/ITU-D/Conferences/GSR/2019/Documents/Peru_Contribution-GSR-19_S.pdf. Consultado el 20 de abril de 2020.

[17] Diario Gestión. Google: Conectividad digital en Perú podría llegar a 85% en el 2020.  Recuperado: https://gestion.pe/tecnologia/google-conectividad-digital-peru-llegar-85-2020-133857-noticia/ [Consultado el 20 de abril de 2020]

[18] Instituto Nacional de Estadística e Informática. Estadísticas de las Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares Trimestre Julio-Agosto-Setiembre 2019. Recuperado: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/boletines/ticdiciembre.pdf. [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[19] ComexPerú. Transformación digital en el Perú. ¿Estamos listos? 24 de enero de 2020. Recuperado: https://www.comexperu.org.pe/articulo/transformacion-digital-en-el-peru-estamos-listos [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[20] El Tiempo. Sistema Satelital es Vital en las Telecomunicaciones. 22 de julio de 1996. Recuperado: https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-428671 [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[21] Satélites y Comunicaciones. Ventajas y desventajas de los satélites geosíncronos. 2 de marzo de 2010. Recuperado: http://satelitesycomunicaciones.blogspot.com/2010/05/ventajas-y-desventajas-de-los-satelites.html [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[22] Revistas Bolivianas. Satélites de Comunicación. Ramos Mallea, Jahel.  Recuperado: http://www.revistasbolivianas.org.bo/scielo.php?pid=S1997-40442011000100007&script=sci_arttext [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[23] Euronews. La importancia de los satélites en la observación de la Tierra. 11 de agosto de 2016. Recuperado: https://es.euronews.com/2016/08/11/la-importancia-de-los-satelites-en-la-observacion-de-la-tierra [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[24] Euronews.  Video: importancia de los satélites en la observación de la Tierra. 11 de mayo de 2016. Recuperado: https://www.youtube.com/watch?v=MXxe06-tqQA [Consultado el 9 de marzo de 2020]

[25] Jordán, Camila; Arango, Lorena. Beneficios de un satélite propio para Colombia como garantía de los derechos a la salud y educación. 2018. Recuperado: http://vitela.javerianacali.edu.co/bitstream/handle/11522/11330/Beneficios_Satelite_Propio.pdf?sequence=1&isAllowed=y [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[26] Dinero. Colombia podría tener su propio satélite en el espacio. 21 de enero de 2016. Recuperado: https://www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/colombia-podria-tener-su-propio-satelite-en-el-espacio/218330 [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[27] Propuesta emitida por el congresista del partido Conservador Jorge Hernando Pedraza. Recuperado: https://www.xataka.com.co/otros-dispositivos/comprar-un-satelite-de-1-000-millones-de-dolares-la-propuesta-de-un-congresista-colombiano [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[28] El Tiempo. (22 de febrero de 2020). El satélite, un juguete caro. Vargas Lleras, Germán. Recuperado: https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/el-satelite-un-juguete-caro-columna-de-german-vargas-lleras-465158?cid=SOC_PRP_POS-MAR_ET_WHATSAPP [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[29] Alfredo Rey Córdoba es un experto en asuntos jurídicos en telecomunicaciones espaciales y satelitales. Se ha desempeñado como ex Presidente del Tribunal de Expertos Legales de la Organización de Telecomunicaciones por Satélite (ITSO-INTERLSAT) y ha representado a Colombia en distintas negociaciones en materia de telecomunicaciones y sobre el espacio ultraterrestre ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). A la fecha, Alfredo es profesor de Derecho del Espacio Ultraterrestre en las universidades más importantes de Colombia y se dedica a la consultoría externa.

[30] W Radio. (25 de febrero de 2020). Colombia necesita un satélite de telecomunicaciones y no uno de observación: experto. Recuperado: https://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/colombia-necesita-un-satelite-de-telecomunicaciones-y-no-uno-de-observacion-experto/20200225/nota/4017695.aspx.

[31] El Tiempo. (2 de noviembre de 2017). ¿Colombia debería comprar un satélite de comunicaciones? Recuperado: https://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/ventajas-y-desventajas-de-que-colombia-compre-un-satelite-de-comunicaciones-147160 [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[32] Página oficial de la UIT. Recuperado: https://www.itu.int/search#?q=orbital%20position%20colombia&fl=0&ex=false&target=All&sector=r&group=Publications&collection=General [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[33] RPP. Perú SAT-1 | Los otros cuatro satélites peruanos que también orbitan la Tierra.

[34] Son los encargados de administrar el Registro Nacional de Objetos lanzados al espacio. Recuperado: http://www.infoespacial.com/latam/2016/07/27/noticia-registro-nacional-objetos-lanzados-espacio.html [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[35] El Heraldo. Ministerio de Defensa en Comisión de RREE: explican los beneficios de satélite de observación adquirido en Francia. Recuperado: http://www2.congreso.gob.pe/Sicr/Prensa/heraldo.nsf/CNnoticiasanteriores/bc478d7a5ffef20f05257d8c007359fb?OpenDocument [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[36] Andina Noticias. El Perú en la era espacial. Recuperado: https://portal.andina.pe/edpespeciales/2018/satelite/index.html [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[37] Proyecto de Ley No. 919/2016-CR. Recuperado: http://proyectosdeley.pe/p/rz7h7r/seguimiento/ [Consultado el 10 de marzo de 2020]

[38] Infoespacial.com. (16 de setiembre de 2012). Posición orbital peruana.. Recuperado: http://www.infoespacial.com/ie/2012/09/16/opinion-posicion-orbital-peruana.php [Consultado el 10 de marzo de 2020]

Deja una respuesta

Síguenos y Comparte